Los misterios del Castillo de Les Fonts

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Última modificación de la entrada:14 enero 2022

Aprovechando que podemos movernos por nuestra región Sanitaria, hemos decidido abrir google maps y buscar algún sitio donde no hayamos estado antes y así hemos encontrado El Castillo de Les Fonts.

Y es que andamos en la Fase 2 del estado de alarma sanitaria por el coronavirus, y ya nos empieza a picar el gusanillo de visitar lugares nuevos.

Historia del Castillo de Les Fonts

Viendo este enorme Castillo y observando las piezas que adornan sus muros, sería normal imaginar que este castillo datase del siglo X y que en él vivieran los condes de a saber qué lugar.

Castillo de las fuentes

A simple vista podría ser hasta la envidia de pueblos medievales como Besalú o Pals que ya no cuentan con sus antiguos castillos. Pero no, déjanos contarte su verdadera historia, que es mucho más sorprendente si cabe.

En los años 60, Jacinto García, «Cinto», un vecino que se dedicaba a la venta de vino, empezó a interesarse por la compra-venta de antigüedades y de obras de arte muy cotizadas.

jacint garcía
Imagen de archivo

A raíz de esto, empezó a construirse un edificio de forma anárquica para usarlo de almacén. Un edificio de piedra al más puro estilo medieval, utilizando materiales de todo tipo, como lo hacía Gaudí en la Cripta de la Colonia Güell.

El castillo es visible desde lo lejos, ocupa toda una manzana en el barrio de Les Fonts de Terrassa y la verdad que es bastante desconcertante. En sus muros podemos observar figuras de estilo románico, gárgolas, santos, nichos, bustos e hierro forjado entre otras muchas piezas.

Además de múltiples ventanales, torres defensivas y almenas. En fin que al hombre se le fue las manos eso de hacerse una casa en el pueblo.

El interior de la Casa-Castell de Les Fonts ¿Se puede entrar?

Es una pena, pero no. A pesar de ser un edificio que recibe múltiples visitas de curiosos, no deja de ser una propiedad privada. Aunque gracias a conocidos de Jacint y algún artículo escrito por el diari de Terrasa, se intuye lo que hay en su interior.

Castillo de Les Fonts

En primer lugar, y lógico dada su envergadura, se sabe que hay decenas de escaleras laberínticas y salas sin terminar donde almacena toda su colección de antigüedades.

Se sabe también que en la única sala terminada, en el primer piso, vive «Cinto» rodeado de cuadros enormes, porcelanas y piezas verdaderamente importantes.

Las piezas más importantes que esconde el Castillo de Las fuentes

Gracias a un artículo escrito por Teresa Romero en el «Diari de Terrassa», sabemos que Jacinto guarda en las salas de su Castillo piezas muy importantes.

Como por ejemplo dos esculturas barrocas de media tonelada de peso cada una, las cuales fueron talladas en madera en el siglo XVIII por Antoni Ribera.

Castell de Les Fonts

Se dice también, que este amante de las antigüedades guarda las estatuas de San Ramón y Santo Domingo, procedentes de la Casa Milá de Barcelona, las cuales solo tienen ocho reproducciones en todo el mundo. 


Otros de los objetos que esconden estas paredes son policromados procedentes del Palau de Pedralbes, puertas con pinturas japonesas que Gaudí hizo instalar en la Casa Milà de Barcelona, incluso ​​una vitrina que fue propiedad de los condes de Urgell, mobiliario de marquetería de caoba de principios de siglo XX o la bañera de Luis XVII.

¿Una pena no poder disfrutar de estas piezas, no?

Dónde está y cómo llegar al Castillo de Les Fonts de Terrassa.

Este curioso Castell se encuentra a tan 32 km de Barcelona capital. Como ya hemos comentado se encuentra en Les Fonts, en Terrassa y llegaremos en poco más de media hora en coche por la c-58.

Si deseas ir en transporte público, lo tienes fácil. La línea S1 de los ferrocarriles catalanes te dejará a 300 metros del Castillo de las fuentes, por lo que solo tendrás que andar unos 5 minutos.

Misterios y curiosidades sobre el Castillo de las fuentes y Jacinto García «Cinto».

  • Una de las curiosidades que guarda este castell de les fonts es la cantidad de imperfecciones que tiene a lo largo de sus muros.

    Y es que el mismo Jacinto trabajó en la construcción de su castillo. Además fue contratando a distintos albañiles cuando las empresas de construcción paraban o cerraban, con lo cual, la mano nunca era la misma.

  • En el año 83 Jacinto fue encarcelado por un supuesto robo de unas piezas que se encontraban en una masía abandonada de Cervià de Ter. Pasó 6 días en la cárcel hasta que pagó una fianza de 100.000 de las antiguas pesetas.

    Según el coleccionista de antiguedades, un vendedor acudió a él ofreciéndole unas piezas valoradas en más de 400.000 pesetas. Supuestamente Cinto le pagó solo una parte y al examinar estas piezas se dio cuenta del valor que realmente tenían, ¡era mucho más alto!

    Al parecer finalmente el vendedor confesó que había robado estas piezas y entonces Jacinto no quiso saber nada de ellas, devolviéndoselas finalmente. Aunque se quedó alguna de ellas por el dinero que ya había pagado…

  • La Policía llegó hasta Jacinto García tras seguir pistas de un material que en algunos casos entró en Francia pasando por Andorra.

    Pero Cinto siempre alegó que conservaba todos los recibos de sus compras legales y que todo fue fruto de la envidia de otro coleccionista el cual, aseguraba, dio el falso aviso.

    ¿Qué misterio habrá detrás de esta historia?

Fotos del Castillo de Les Fonts

En definitiva, desde nuestro humilde punto de vista. Lo que está claro es que Jacinto García ha demostrado su verdadera pasión por las antigüedades mediante el trabajo que conlleva hacer un edificio de este calibre.

Una pena, que a día de hoy este impresionante edificio esté en ese estado de dejadez. Y no solo por sus zonas inacabadas, si no también por las gamberradas de algunos que se dedican a romper ventalanes y a pintar grafitis en la fachada…

Lejos de los misterios que guarden esos muros empedrados, «Cinto» nunca renunció a su sueño y aunque 60 años después siga sin terminar, ya es digno de admirar… Que se lo digan a Gaudí.

Deja una respuesta